Regulación de lámparas LED

09.09.2016

Aplicación:  Iluminación general
Tecnología:  LED
Grupo objetivo :  Comercio al por menor,  Propietario de comercio,  Público general,  Instalador

Las lámparas que generan luz mediante diodos emisores de luz (LED) no siempre son compatibles con reguladores. En el envase se debe especificar si una lámpara LED es fundamentalmente regulable o no regulable. Las versiones regulables también pueden provocar problemas, sobre todo en combinación con los controladores de luminosidad de lámparas tradicionales que ya estén instalados. Esto se debe, por una parte, a los componentes electrónicos y, por otra parte, a los bajos niveles de potencia de las lámparas LED, que conllevan requisitos especiales para un regulador. Sin embargo, quienes tienen en cuenta la información siguiente a la hora de seleccionar una solución regulable también consiguen los resultados de iluminación deseados con lámparas modernas y de bajo consumo.

Las lámparas reflectoras LED de OSRAM, rentables y de bajo consumo, ofrecen una alternativa muy buena a las lámparas halógenas reflectoras de tungsteno de alta tensión que, a partir del 1 de septiembre de 2016, ya no se podrán "poner en circulación", como parte de la prohibición de fuentes de luz ineficientes en la Unión Europea (UE). Las lámparas halógenas son más eficientes energéticamente que las lámparas incandescentes pero, en principio, presentan una estructura muy similar: si se pulsa el interruptor de luz, la corriente fluye a través del alambre de la lámpara, que luego se calienta para generar calor y luz. Por lo tanto, el control de la luminosidad es relativamente simple: un regulador adecuado garantiza que fluya menos corriente por el alambre, que se calienta menos para que la lámpara emita menos iluminación.

Las luces LED (diodos emisores de luz) están construidas de forma totalmente distinta: son semiconductores electrónicos. Por esta razón, las lámparas LED cuentan con componentes electrónicos, comparables con una pequeña computadora, que se conmutan antes del LED para adecuarse al tipo de control y suministran una corriente constante, entre otras funciones. Estas complejas características electrónicas de la lámpara LED se deben tener en cuenta a la hora de especificar el regulador.

Otra complicación para algunos reguladores son los bajos niveles de potencia de las lámparas LED. Los primeros reguladores se diseñaron para lámparas incandescentes que, por lo general, se reducen a la luminosidad deseada mediante un interruptor giratorio instalado en la pared. Por ejemplo, una lámpara LED comparable con una lámpara incandescente de 60 vatios requiere una carga instalada muy inferior (de aproximadamente solo nueve vatios) para conseguir la misma luminosidad; por lo tanto, presenta un margen mucho menor para el control de la luz, por lo que requiere un regulador capaz de superar esta complicación. Si no lo consigue, la lámpara puede parpadear o generar ruido o, en el peor de los casos, destruirse o destruir el regulador.

Por lo tanto, antes de reemplazar una lámpara halógena de tungsteno por una lámpara LED en una luminaria regulable, hay que tener en cuenta la información siguiente:

  • solo se deben utilizar lámparas LED en reguladores cuyo envase indique específicamente la característica "regulable".
  • El regulador utilizado debe ser adecuado para la lámpara LED en cuestión. En los sitios web de los productores de lámparas se puede consultar información sobre los reguladores compatibles con las lámparas, por ejemplo: www.ledvance.com/dim.
  • Asimismo, los sitios web de los productores de reguladores (p. ej., Merten, Gira y Jung) ofrecen listas de compatibilidad o útiles herramientas en línea. Si no se está seguro de cuáles son los reguladores ya instalados, consulte al propietario del edificio o a un electricista.
  • Evite los sistemas baratos de control de la luz y las lámparas LED que suelen aparecer en ofertas en línea. La calidad de este tipo de proveedores, aparentemente "low cost", suele ser inadecuada y da lugar a un mal rendimiento y a fallos.
  • Solo debe utilizar lámparas del mismo tipo en un circuito regulador si el fabricante del regulador no indica lo contrario. Se podrían producir problemas debido a los distintos diseños LED de los productores de lámparas.
  • Se debería usar un regulador si la luminosidad se reduce de vez en cuando. No obstante, si se requiere menos luz continuamente, la opción ideal es una lámpara de menos potencia. La razón es que regular continuamente una lámpara de más potencia consume más energía que el uso de una lámpara de menos potencia nominal.