Human Centric Lighting

Regreso al futuro: Human Centric Lighting

La invención de la iluminación artificial revolucionó la sociedad. Atrajó a la gente hacia espacios interiores y aumentó el tiempo de jornada laboral, de vida nocturna y de educación mucho después de la puesta del sol. La vida tal y como la conocemos, no sería posible sin luz. Hoy en día, en el alba de las nuevas tecnologías y junto con una mejor comprensión del poder de influencia de la luz sobre el comportamiento humano, podríamos estar a las puertas de una nueva era de la iluminación. Hablamos con Annette Steinbusch, Presidenta del grupo Human Centric Lighting en LightingEurope para averiguar lo que deparará el futuro.

"Los humanos han existido sobre la faz de la tierra durante millones de años y han evolucionado siguiendo patrones de luz natural", nos explica Steinbusch. Y sin embago, en un periodo de tiempo relativamente corto - unos 150 años - la luz artificial nos ha desvinculado del medioambiente y la luz natural. Es esta desvinculación sobre la que Annette Steinbusch y su equipo de Human Centric Lighting están trabajando para cambiar: "Queremos concienciar a la población sobre la importancia de la luz", cuenta, "para que dejen de subestimarla o tratarla como un bien dado."



La influencia de la luz

"La luz puede hacer mucho más aparte de facilitar la visión", dice Steinbusch, "también facilita poderosos efectos que no son visibles para los humanos. Puede mejorar la actuación cognitiva, estimular a las personas, incrementar el estado de alerta o el de relajación." Estos efectos no visuales son producidos por cambios en la intensidad del color o de la temperatura de la luz; precisamente el tipo de cambios de los cuales carece la luz moderna en alguna ocasiones. Tomemos el ejemplo del entorno de una oficina. En estas ocasiones es normal pasar un día entero bajo el mismo tipo de iluminación. Situaciones similares se dan en colegios, hospitales y tiendas.

Durante muchos años, no ha habido tecnología preparada para el mercado que pudiese dar apoyo al existente conocimiento y comprensión sobre cómo la luz afecta al ser humano. Una situación que está cambiando. "Hoy en día existen más formas de controlar la iluminación que nunca antes," dice Steinbusch, "con las LED y las aplicaciones, es posible ajustar la iluminación, variar la intensidad, cambiar la dirección, ajustar el color, y la lista continua!" En otras palabras: La luz artificial puede imitar de manera más estrecha al sol y devolvernos modelos más cercanos a la luz natural.


Human Centric Lighting

El término "Human Centric Lighting" se usa en toda Europa, independientemente del idioma. "Es el resultado de un proceso para encontrar un título que comprendiese salud, bienestar y perspectiva de rendimiento de la luz - a la vez que para introducir beneficios visuales, biológicos y emocionales." explica Steinbusch. Esencialmente, debía poder distinguirse de la iluminación natural y ser claro para todos aquellos que trabajen en la industria o en areas relacionadas. "Tener el mismo término en todos los países Europeos asegura que todos estemos en la misma página."

Human Centric Lighting puede aplicarse en diversos campos "desde colegios y hospitales, a oficinas, plantas de fabricación y hogares". En términos de salud por ejemplo, los equipos de investigación han demostrado que proporcionar un tipo de iluminación parecida a la luz natural puede jugar un papel importante en cuidados y recuperaciones, reestableciento patrones de sueños o mejorando hábitos alimenticios. En las aulas, ambos, estudiantes y profesores, también podrían beneficiarse. Mientras que a mayor nivel de iluminación la concentración aumenta, a medida que reducimos la intensidad de la luz, creamos un ambiente de calma para relajarnos. En otros ámbitos, el potencial del Human Centric Lighting ha sido adoptado por atletas, particularmente aquellos que entrenan durante los meses de invierno y necesitan un impulso o aquellos que viajan con regularidad y sufren jet lag. También se están llevando a cabo estudios sobre su posible aplicación en viajes al espacio.


La pregunta del siglo

"Es dificil predecir que rumbo tomarán las tendencias en la vida real" nos dice, aunque hay una serie de factores que, cree, conducirán el cambio. Uno de los cuales son las generaciones más jovenes. "La gente joven lo hace todo con sus smartphones," observa, "además también quieren controlar más su entorno y no les dan miedo las nuevas tecnologías." En otra categoría, nos sugiere el aumento de la edad de jubilación, que combinado con el inevitable deterioro del sentido de la vista con el paso del tiempo, aumentará la demanda de una mejor iluminación en el entorno de trabajo.

"Si echamos un vistazo al pasado, solo supone que una nueva generación se acostumbre a los grandes cambios", estima. " A lo mejor, Human Centric Lighting será común y generalmente aplicado en 25 años - desgraciadamente, no tengo una bola de cristal."